Becarios y periodismo

Posted in: massmedia

Parece del todo injusto achacar los problemas periodísticos a la actuación de una serie de personitas con nula experiencia profesional, como son los becarios. Porque becarios hay de dos tipos. Están los que quieren ser periodistas, y luego los que estudian periodismo. Los segundos son más numerosos. Si estudian en la privada, papá -léase “fafá”- les colocará, y si lo hacen en la pública, es posible que no hayan visto una mesa de mezclas, o un plató, en su puta vida.

En los medios de comunicación, que por lo general se paga poco y mal, cualquiera puede ser becario. Cualquiera puede redactar, locutar, o grabar una información que después usted asimilará y dará por buena. Es decir: cualquiera puede crearle su realidad y percepción de las cosas. Depende de en qué medio, puede que hasta ni se note la diferencia con la plantilla habitual.

Hace un par de días, TVE ilustraba con vídeo su noticia sobre la polémica de los organizadores de la Semana Negra, para con el Ayuntamiento de Gijón. Al parecer podría no celebrarse la XXV pseudocita con la novela negra en Gijón, en 2012, por desavenecias con el director, Paco Ignacio Taibo, del que aparecen declaraciones. Acaba la noticia y no sabemos por qué cojones hay una polémica. Desconocemos las causas. Es decir que nos han rellenado cuatro minutos y se han olvidado del meollo de la información.

Ayer leo otra historia que toca a otro asturiano: el gaitero Hevia es denunciado por el comandante del avión en el que venía de Nápoles. Léanlo aquí. Noticia milonga, en la que desconocemos la causa de la denuncia. Nos cuenta el día y la hora exacta -sobre las 20:30 horas-, y hasta el número del vuelo, detalles que me la bufan, ¡¡Pero no sabemos qué es lo que ha pasado!! ¡¡El puto WHAT!! ¿O la noticia es que un señor pone una denuncia a otro?

Miren señores, en periodismo hay una regla de mierda, a la altura intelectual de todos los que somos periodistas, que es más bien bajita. La regla de las cinco W: what, when, where, who, y why, a la que luego se añadió el how, pero vamos a dejarlo en cinco W, no vaya a ser que colapsemos a los repetidores de McLuhan. Esas cinco preguntas han de quedar resueltas al recibir la información, y a los periodistas parece que se les ha olvidado.

Al final la prensa de corazón, esa inmundicia asquerosa que debería arder en el infierno como un churrasco de ternera, va a dar una lección de periodismo a TVE, o a El Mundo . Ellos inventan sandeces bestiales, insultan, calumnian, rompen matrimonios, aceleran las autodestrucción de personajes, hunden imágenes públicas, desquician, roban… pero por lo menos construyen bien las historias, coño.

Y un saludo para los becarios.

Lisboa 2 (Teoría del morbo)

Posted in: General

En la cama de un hotel de Santa Iria, a pocos kilómetros de la capital lusa, la tele mete nuestro cerebro en una centrifugadora en la que dimite Camps, muere Amy Winehouse, y un tipo pone en jaque a la sociedad noruega. Como si mi presencia en España fuera lo que impidiera que determinados temas cristalizaran definitivamente, cada telediario repetido del 24Horas es un guión mal resuelto por un escritor amateur al que se le acaba el minutaje de la película.

Reconozco que vengo asqueado. Que he descubierto unas pequeñas píldoras en el 24Horas, llamas Zoom, y que no son más que excusas para colar publireportajes en la televisión pública con formatos diferentes a los spots. Uno de un balneario en Oviedo me da especial repelús, y me encabrona. Así que odiaba a cada busto parlante que repetía una y otra vez la misma información.

Tras el estallido de la bomba, y la contradicción de indicar con segundos de distancia las frases “La policía noruega es hermética y no dice nada“, y poco después “fuentes cercanas a la investigación dicen que podría ser terrorismo islámico por el apoyo de Noruega a la OTAN“, me doy cuenta de que TVE no tiene un corresponsal en Noruega. El periodista Carlos Franganillo, corresponsal en Rusia, tarda un día en llegar a Noruega. Entra por teléfono, porque el cámara llega a los dos días. Hasta entonces se alimenta el morbo con videos caseros tomados con móviles de ciudadanos noruegos.

Esos ciudadanos se lucraron con la tragedia, porque la CNN y las agencias compran las imágenes, y las compran bien. Una buena forma de aliviar la tragedia. Por supuesto TVE tarda dos días en encontrar una traductora del noruego, gracias a lo que llegamos a ver conexiones en directo con responsables de la policía, en las que no entendemos nada, ni los espectadores, ni los presentadores del informativo, que luego leen los teletipos de las agencias, que sí tienen traductores y corresponsales.

Aparece el sospechoso. Al tratarse de un ultraderechista ultracatólico, pasa a ser un loco. Es la diferencia entre el extremismo islámico, y el católico. El segundo no existe. De hecho recibiremos al Papa en breve, qué vamos a decir. Los medios comienzan a percutir en un mismo tema: era un desequilibrado, con permiso de armas. Crece la idea de que la policía podía haber hecho más. Eso es el morbo.

Generar la sensación de que se podía haber evitado. Es uno de los temas favoritos de los medios: tragedias en las que hacen ver que se podían haber evitado. Conceptos como “mejorar nuestros sistemas de seguridad”, “depurar responsabilidades”. Crecen las críticas a la policía noruega, como si la estadounidense, española o londinense hubieran hecho más. Como si hubiera que estudiar a cada ser humano al que se le da un arma. Queda mecha, y es que el asesino pergueñó su plan durante años. El peligro estaba latente y no lo vimos. Leña al morbo. Era nuestro amable vecino, el asesino, el criminal.

Y la necesidad de generar la idea subconsciente de que si todo se hubiera hecho bien, las tragedias se podrían evitar. Si hubiera más control, más medios, más defensa. Como si lo imprevisible fuera una grieta del sistema, perfectamente controlable. El resto es historia. Clichés, nazis, locura. Morbo.

Teleserie

Posted in: General

Dentro de las cosas locas que he hecho en la vida, trabajar en la tele ha sido una de las que estaría en mi top five. Si te dicen que en cuatro meses vas a vivir rodeado de tías buenas, no vas a dormir más de dos días seguidos en casa, te vas a poner en casi cien kilos, sólo consumirás comida basura y estimulantes, y conocerás la noche de media Europa, creerías que te acaban de contratar como nuevo bajista de los Arctic Monkeys. Y no.

Empecé escribiendo guiones que tenían que ser la quintaesencia de la ironía y, al segundo programa, y tras chocar en horario con Buenafuente, la directora del cotarro entró el la redacción a voces, diciendo aquel “¡Señores, a partir de ahora tetas y culos, tetas y culos!” Y donde manda patrón… tetas y culos. Fueron meses detrás de reporteras-cañón (había quien no sabía quién era Santiago Carrillo, o quien llamó “Ministra” a la vicepresidenta del Gobierno). Empecé a las puertas del Congreso y acabé en el 80 cumpleaños de Hugh Heffner

Mientras, escribíamos preguntas presuntamente graciosas para un público al que considerábamos salido y gilipollas. Ese era el target. La columna de televisión de El País calificó el estreno de “tedioso“. Pobrecillos, lo que les quedaría por sufrir. Afortunadamente, supongo que instados por el Ministerio de Sanidad, TVE nos bailó tanto de horario, que ni a los salidos gilipollas encontrábamos, así que al cuarto dato por debajo del 12% de share, nos fuimos a la puta calle.

Cosas que aprendí:

1- Nadie asume los fracasos. En este país se considera que el liderazgo se basa en no asumir los fracasos. Los que están por debajo, por miedo a que el teléfono no vuelva a sonar, no dudan de esa condición de triunfadores eternos que tienen sus jefes.

2- Si te planteas trabajar en la tele, asegúrate de que el contrato se parezca lo más posible a una recreación literaria o aproximada de la realidad. En nuestro caso, la mayor reivindicación sindical, fue que no nos despidieran los viernes, para volver a contratarnos los lunes. Más que nada porque también trabajábamos los fines de semana.

3- Si crees que existe alguna especie de teoría en virtud de las cual las cadenas compran uno u otro formato, vas listo. En el 10% de los casos se trata de una moda, el 40% porque viene patrocinado, y el otro 50% porque desde la cadena le deben un favor a la productora, o porque el directivo de esa cadena quiere un retiro dorado en esa productora.

4- Si vas de Madrid a Sevilla, de Sevilla a Eindhoven, de Eindhoven – escala en Milán- a Sevilla, y de Sevilla a Madrid en 24 horas… duerme cuando puedas, en vez de vivir la noche andaluza, aunque en un tablao esté el doble de Falete.

Principio de acuerdo

Posted in: política

-PP, PSOE y UPyD, en adelante LOS BUENOS, reunidos con Bildu, en adelante LOS MALOS, en San Sebastián, Guipúzcoa, a 25 de mayo de 2011, y en presencia de El País, El Mundo, ABC, La Razón, La Gaceta, SER, Cope, Punto Radio, Onda Cero, TVE, FORTA, Antena 3, Tele 5, Cuatro, La Sexta…, en adelante LOS CONDUCTORES, acuerdan:

1) Que las elecciones municipales del pasado 22 de mayo en Euskadi, son un poquito de aquella manera, ya que el Tribunal Constitucional, en contra de lo que dicta la lógica racional, permitió que LOS MALOS se presentaran a las elecciones, contra lo que pedía LOS BUENOS, cuyos mensajes repitieron LOS CONDUCTORES hasta el hastío.

2) Que los 267.142 electores han sido engañados por la coalición, ya que, pese a la Sentencia del Constitucional, LOS BUENOS afirman que existen contactos entre los terroristas y LOS MALOS. En concreto Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno y Ministro del Interior. Cualquier ciudadano presupone que un Ministro del Interior, posee acceso a los servicios de inteligencia de una nación, por lo que su opinión, pese a que lo parezca, no es de barra de bar, sino de alguien que cuenta con información privilegiada.

3) Que LOS CONDUCTORES se encargarán de dinamitar la normalidad democrática mediante cualquier tipo de dato que, cual gota malaya, se clave en los cerebros de los ciudadanos. Ayer sorprendían con el dato del 80% de los empresarios guipuzcoanos, que se negaban a entregar sus datos fiscales a la Administración, en caso de que LOS MALOS accedan a la Diputación. Muchos de ellos, afirmaban, incluso cambiarían su residencia fiscal. Dos días son suficientes para realizar un trabajo de campo que permite establecer tal hipótesis. A LOS CONDUCTORES no les hace falta testimonio alguno que apoye la contrastada información.

4) Que LOS MALOS ya han declarado que, pese a ser la fuerza más votada en el Ayuntamiento de San Sebastián, si todos LOS BUENOS crean un pacto para no dejarles gobernar, lo único que pueden hacer es informar de este hecho a los ciudadanos, y punto. Seguro que LOS CONDUCTORES encuentran en esas brutales declaraciones, material para el incendio.

5) Que para nada importa a LOS BUENOS que LOS MALOS les hayan quitado casi trescientos mil votos. Se trata de la defensa de la Democracia. O lo que consideramos Democracia obviando las peticiones de los ciudadanos, antisistema también, que acampan en la Puerta del Sol de Madrid. Democracia es lo que LOS BUENOS dicen que es, y lo que LOS CONDUCTORES se encargan de enseñar.

6) Que entre LOS CONDUCTORES mismos podemos observar diferencias. Por ejemplo aquí ABC dice que los empresarios vascos tiemblan ante LOS MALOS. Y aquí El Correo de Bilbao dice casi lo contrario. Depende de si estamos en Euskadi o fuera, percibiremos dos realidades. La de fuera, la de LOS BUENOS, por supuesto es la más precisa, la oficial, porque conoce más profundamente el problema que los de dentro.

Madrid. (Capital del reino de LOS BUENOS)

El gran atraco

Posted in: General

-Hoy hace treinta años, doscientos y pico rehenes salían en estampida de la sede del Banco Central en Barcelona. La teoría dice que once delincuentes comunes se metieron en el Banco para robar dinero. Tomaron a los rehenes y pidieron la libertad de Tejero, que tres meses antes había intentado el golpe de Estado. Felipe González, entonces en la oposición, dice que creer eso es una locura. Los rehenes aseguran que desempaquetaron el dinero, se subieron en una montaña y se fumaron un cigarro, para luego volver a empaquetarlo, por lo que el móvil del atraco no era creíble.

-La realidad dice que es complicado que once delincuentes comunes tuvieran en jaque al Estado durante treinta horas (los GEOS entraron a sangre y fuego pasado ese plazo). Una entrevista Juan Martínez, el Rubio, único atracador que sigue vivo, dice en este documental (aquí) que los servicios de inteligencia subdirigidos por Manglano (su biografía vale un potosí), les contrataron para robar un maletín con papeles del 23F. Les prometieron 50 millones de pesetas y un millón de dólares por barba en un banco suizo. El atracador asegura que en el maletín había evidencias que implicaban al Rey Juan Carlos en el 23F.

-Sea como fuere, con teorías de la conspiración ikerjimenianas o no, lo cierto es que es uno de los puntos más difusos de nuestra historia, difícilmente documentado, y muy ligeramente tratado, por ello huele a momento clave de eso que hemos llamado “transición”. El documental de TVE no tiene desperdicio. Por si os apetece desintoxicar de tanta salida de la crisis como hay.

-También es el cumple de Robert Allen Zimmerman. En casa tengo un catálogo de la tienda de discos Discoteca, de Gijón, de 1970, que perteneció a mi madre. Allí aparecía, además de Jaime Morey (solista implicado años después en el caso Gescartera, tras hacer famoso en el 72Talonario de cheques), el primer Grandes éxitos de Bob. El primer paso de la podredumbre de la industria musical, fue lanzar Greatest Hits de cantantes con treinta y nueve años.