Notas del 15M

Posted in: política

-Finalmente parece que el Sindicato Unificado de la Policía es el que pone algo de coherencia en este caos absurdo en el que se ha convertido el centro de Madrid. Huele a primer paso para que algunos de los policías se pasen al lado “indignado”, con frases como “Si las ideas que defienden, merecedoras de respeto y apoyo que traerían el cumplimiento de la Constitución hoy vulnerada y un respeto a la dignidad de las personas hoy ausente, al cambiar algunas pautas corruptas del sistema imperante“, o “Los indignados tienen razón en todo lo que dicen y piden“. El resto del documento no es portada de diarios, está aquí.

-El movimiento 15M ha publicado hoy mismo una respuesta al comunicado. La respuesta pone en la balanza, justamente, creo, la actuación policial y la obediencia a los mandos políticos, como medidas que pesan mucho más que lo que los “indignados” aportan al conflicto.

-Echo de menos la nota de prensa de los comerciantes de Centro, con la cantidad de beneficios que se les habrán disparado con el desalojo de la acampada en Sol. Una acampada que no impedía en tránsito de peatones, como sí hace un despliegue inusitado, desproporcionado y absurdo de policía.

-Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ABC le paga el sueldo a una redactora que firma una de las mayores aberraciones sobre el barrio en el que vivo, Lavapiés. Según ella, es lo más parecido a una zona de guerra. Una vez más cargan contra el barrio, con un texto plagado de mentiras, exageraciones, incongruencias y simplezas. Sólo lo negativo aparece. Amarillismo y mentira. Como muestra una conclusión a un exaustivo trabajo de investigación: “Lo que sí está claro, porque hay carteles y pasquines pegados en las paredes, es que el «15-M» desarrolla aquí muchas de sus reuniones y «actividades asamblearias»”. Habla de los “indignados” como si se tratara de un grupo terrorista. En definitiva, la señora María Isabel Serrano puja fuerte por el premio a la redactora más sucia y poco profesional del año.

-Mientras tanto España al borde del rescate, como Grecia, Irlanda y Portugal, sólo adelantada a toda velocidad por Italia. Las agencias de calificación ya ponen en el disparadero a Bélgica y Francia. Nadie habla de Malta, pero está a semanas de pedir el rescate, y en el motor económico, Alemania, donde el paro real es de un millón de personas más de las declaradas, uno de cada cuatro niños acuden al colegio sin desayunar.

-Y mientras dinero público a grandes capitales, disminuciones de derechos, la nueva directora del FMI salpicada por un escándalo de su época de ministra de economía de Sarkozy… vamos que, como nos dijeron, el capitalismo parece ser el mejor de los mundo posibles. Por lo menos para ellos.

Cosas de comunicación

Posted in: General

-El joven emprendedor Rupert Murdoch cierra News of the World por un escándalo de nada sobre escuchas a víctimas de terrorismo. Lo típico. La cuestión es que si no es por esa barrabasada, News of the World nos parecía un periódico fenomenal. La otra cuestión es que el día antes de que la moral cayera sobre la basura que publicaban, era el diario de habla inglesa más vendido en el mundo. Así va España.

-Rubalcaba es Rubalcaba. Prepara la candidatura con especialistas de comunicación política supermodernos, que le han dicho que utilice las redes sociales. Puede ser muy buena, porque la gente ama a Alfredo Pérez, y seguro que tiene una calurosa acogida en los Facebook, Twitter, Tuenti, y compañía. Hará como José María Barreda, expresidente de Castilla la Mancha, que resulta ser un tipo muy activo en el socialmedia: su último twitt es de antes de las elecciones autonómicas, y dice así (20 mayo): “Por eso os pido el voto, Necesito vuestra confianza para continuar trabajando en el fututo y garantizar nuestras políticas porque #nodaigual“.

-Los grandes medios han perdido gran parte de su talento a base de años en los que la frase más repetida en los despachos era “tengo a 300 como tú esperando en la calle”. Y no, gilipollas, no. Tienes a 300, pero así te luce el pelo. No es cuestión de que pagaran mejor, es cuestión de que quedaran con los ponen los precios, y los bajaran. Para ser buen profesional de la comunicación tienes que tomar café. Y mucho. Y, a ser posible, fumar.

El cartel

Posted in: marketing, política

Queridos activistas de izquierdas:

Paseaba el otro día por la calle, y me topé con uno de vuestros reivindicativos carteles -del tamaño de una octavilla-, en el que destacaba el brillante titular “No podrán pararnos“. No hay como buscar el autorefuerzo entre semejantes para aspirar a ser vulgares. Si me acercaba a un palmo de la pared en la que estaba fijado el pasquín, acertaba a leer la profunda, concreta y emocional frase “Lo queremos todo y mucho más“. Supongo que, de haber tenido un microscopio de la Agencia Nacional de Investigación Microbiológica, hubiera leído el resto del mensaje revolucionario.

Lo de la comunicación para con la izquierda ha pasado de error garrafal a autodestrucción pura y dura. Las grandes empresas detentoras del capital, también tienen peces gordos encargados de decidir qué es lo que quieren trasladar al gran público. Entonces se ponen en contacto con especialistas en comunicación, y les sueltan una amalgama de ideas, más o menos brillantes, más o menos lógicas, y menos que más coherentes entre sí. Es lo que se llama “briefing“. A raíz de esta reunión, los profesionales de la comunicación dotan de forma y valor a un mensaje que pretende ser lo más fiel posible a los dictados de los peces gordos.

Estos especialistas suelen tomar el pulso con asiduidad a la gente, y habitualmente manejan una serie de instrumentos y herramientas para que el mensaje sea lo más efectivo posible con el menor número de exposiciones. Es decir, economizan. Vosotros os presentáis en Sol pidiendo desde la supresión de la Ley D´Hont, hasta meter en la cárcel a los banqueros. Argumentáis que en esta sociedad 2.0 los cambios son muy rápidos, y los políticos muy lentos, y tardáis siete días en ofrecer un decálogo en el que expliquéis a la sociedad qué cojones hacéis con los sacos de dormir en el centro de Madrid.

Os quejáis de que la gente que no sabe hacer la “o” con un canuto os representa en el Congreso, y aparece en la televisión, ante millones de espectadores, cualquier chaval acampado que no sabe hacer la “o” con un canuto, para comunicar los objetivos de las movilizaciones. Desaprovecháis cargas policiales, no trasciende ningún tipo de acción efectista -al margen de las originales protestas, caceroladas, etc…- en los medios que, por otra parte os utilizan hasta el paroxismo. Supongo que estaréis en arduos debates sobre si lapidar o no, a un asambleario que haya dicho “compañeros y compañeras”, en vez de “compañeras y compañeros”. Y ahora me encuentro ese cartel. La Biblia en póster.

Chavales: o necesitáis un buen meneo en cuestión de comunicación política, y social, o es que vais con los malos.

Final anticipado

Posted in: política

“Quiero para Madrid, lo mismo que ha hecho Zapatero por España

Es un slogan de Tomás Gómez para las autonómicas de Madrid. Lo juro. No imaginéis a una serie de expertos en márketing con una botella de Larios, las corbatas aflojadas y meando en la papelera de una oficina, estas cosas pueden pasar. Como cuando Adolfo Suárez Jr aseguró en Castilla La Mancha, que bajaría los impuestos de las casitas en playa. Hay veces que estas cosas pasan.

Ser político implica vivir rodeado de vendedores de enciclopedias que nos dicen todo el rato lo guapos y listos que somos, porque saben que podemos comprarles enciclopedias. Ser empresario de éxito, famoso, o cualquier puesto que pueda significar tener dinero o poder, igual.La lisonja, la caricia, el jabón, hacen que perdamos la perspectiva, y que basemos nuestras acciones en lo que no se cansan de repetir: la mentira.

En realidad es un mecanismo sencillo, que todos aplicamos en la medida de las posibilidades. Y no quiero contar nada más. En realidad es la tercera vez que borro todo el post y empiezo de nuevo, porque no sé muy bien cómo hacerlo más picante o interesante. No encuentro nada que haga ir más allá del perogrullo. Tomémoslo como un mensaje en una botella, lanzada al Océano en el que las cosas evidentes pasan desapercibidas, la rabia tiene más forma de enfermedad que de palabra, y la batalla por el Estado de Bienestar está a punto de finalizar. Con derrota, claro.

Nuestra prensa de barra de bar

Posted in: General

- El tema que toca ahora es Egipto. Vengo siguiendo a periodistas en Twitter y los medios tradicionales, principalmente tele y radio, y toda la información que llega es de muy buen rollo para con la revuelta en los países islámicos. Todos coinciden en que es necesaria una transición democrática, en que se deben permitir las manifestaciones pacíficas. Todos nos traen informaciones parciales, o sesgadas.

-Entre las explicaciones que dan a la revuelta, señalan como claves las redes sociales. Igual con el paso del tiempo resulta que la Revolución Francesa de 1789 era una aplicación del Iphone, o un juego de Facebook. Lo que pasa es que ellos, la prensa, los periodistas, están en las redes sociales, pero ese tipo de extrapolaciones gratuitas, lanzadas al aire sin datos por detrás… en fin.

- La prensa está flipando: “no nos dejan trabajar”, “corremos peligro”, “estamos amenazados”, “tenemos algunos problemas para comunicarnos”… bienvenidos al mundo del periodismo amigos. Igual tanto mail y tanto vino español os ha atrofiado un poco. Preguntadle a Pérez Reverte.

-¿Os acordáis de Túnez? Para la prensa quince días son un mundo. Ya ha pasado, siguiente. Por supuesto hoy mismo ya he oído al primer tertuliano que ha dicho que “Cuando vi lo de Túnez, yo ya dije en mis círculos, que Egipto sería el siguiente“. Claro que sí hombre, claro que sí.

-Como digo la prensa internacional se ha posicionado a favor de la salida de Mubarak del Gobierno. Esta idea se enmarca en la lógica de que los regímenes autoritarios están de más, y que es el pueblo quien debe decidir quién les gobierna.

-No deja de tener sus narices que lo digamos desde un país que vio morir a su dictador, en una época en la que las dictaduras estaban tan desfasadas como ahora. No deja de tener sus narices que lo digamos en un país en el que los líderes de los únicos partidos que pueden llegar a formar gobierno no pasan del cuatro en su valoración popular. No deja de tener narices que lo digamos en un país en el que hasta hace una semana poníamos a Egipto en el mapa de chiripa, y sabíamos de ese país que tienen pirámides, camellos y hace calor.

-La prensa internacional insiste en la necesidad de que se dé un paso hacia la transición. Nadie explica cuáles son los proyectos alternativos. Es decir la transición, de darse, hacia dónde va. La información en ese sentido es mínima, porque requiere investigación y, sobretodo artículos más profundos de lo que los consumidores puedan leer en las fotonovelas que son los diarios -online o tradicionales- gratuitos.

-La gente no sabía nada de Egipto porque el sistema -que son señores con nombre y apellidos y, principalmente una especie de sistema compensatorio de codicia- ha decidido que prefiere que a los ciudadanos les importe un huevo Egipto. Igual que el resto de países desconocidos, sólo convertidos en estrellas por el efímero foco mediático. ¿Hablamos de empresas con intereses en Egipto?, ¿Entramos en el resto del Magreb?, ¿En el África más o menos profunda?, ¿En la Rusia podrida por la corrupción y laureada e intocable por su poder en dinero líquido y recursos naturales?

-Mubarak no me gusta un pelo, pero es que nunca me ha gustado un pelo. Dos de los adalides de la teoría de la transición son Bill Clinton y señora. El amigo Bill es el que está en la foto descojonándose con Mubarak. Podría trufar el post de fotos y declaraciones de personalidades que ahora van de flowerpower, dando fuertes apretones al dictador, como siguen haciendo con los dictadores que presiden medio mundo.

-Si alguién tiene alguna duda ante este tipo de movimientos y atenciones mediáticas, por favor, que le eche un ojo a una película de reciente estreno. Es de Luccino Visconti, de 1963, protagonizada por Burt Lancaster y la mítica Claudia Cardinale, y basada en un librillo de Lampedusa. Pues eso: “Cambiarlo todo para que nada cambie”.