Irrealidad virtual

Posted in: marketing, massmedia

Los medios de comunicación de masas causaron un impacto tan brutal como difícilmente asumible. De un día para otro, después de millones de años de existencia sobre la Tierra, podríamos enterarnos casi de cualquier cosa que pasara en el mundo. Y no nos adscribimos a un interés local, que nos haría pensar que vemos las cosas desde un etnocentrismo atroz, sino que tenemos un punto de vista global, porque a todo llegamos.

De tan manoseado, casi no tiene sentido decir que la primera sensación que deja la revolución de los medios, es que lo que no aparece reflejado, no ocurre. ¿Conocéis a Víctor Sandoval? Cada show en Sálvame es un denodado ejercício por sentir que existe. Como él cientos de personajes televisivos, y millones de personajes no televisivos, pero que creen que merecen su propio programa, educados para ser estrellas, como dijo Chuck Palahniuk.

De esta primera consecuencia, deviene la segunda, y es que tener acceso a información desde cualquier parte del mundo, hace que tengamos una visión global. La cuestión es que toda información recibida, es buscada, capturada, procesada, transmitida y asimilada desde el etnocentrismo, no existen esos puntos de vista globales que pedía Lyothard.

La red ha supuesto otro estado de shock para la forma que tenemos de comunicarnos, pero también de ver, de entender el mundo. Si lo que no aparecía en la tele no existía, imaginemos si existe algo que no aparece en la tele ni deja huella digital alguna. Ni en redes sociales, ni una entrevista perdida… Por eso, hay veces que me pregunto quién ordena todo. Me pregunto si la red está al servicio del usuario y, si es así hasta cuándo.

Si ustedes buscan en google a la jamelga de Beyoncé Knowles, el servicio de autocompletado del buscador le ofrece a la cantante en cuanto han marcado las letras “be“. Busque a Lyothard, y el mismo servicio se lo autocompleta cuando hemos escrito “lyothar“. Los servicios de coockies y matching son tan fantásticos, que apetecen. Espiarnos para obtener nuestros usos, costumbres, gustos y depravaciones, parece bueno para el negocio y útil para nosotros, pero teniendo en cuenta que hay personas que talan el Amazonas, o producen bombas de racimo, dudo que no sea tentador que nos introduzcan productos interesados entre nuestros gustos, y que llegue el punto en el que los fabriquen (los gustos) atinando más que ahora, que no van mal: el control absoluto (con trasfondo, obviamente político y de control social).

Y en el momento que nos cuelen productos (como comenzará realizar Twitter con sus invasivos tweets de empresas a las que no sigues), podemos empezar el debate sobre cómo nos moldean más el cerebro. Y habrá quien diga que siempre habrá intrépidos cabrones, viejos topos, capaces de explorar, y de ofrecer cosas que mejoren nuestro mundo. Y te diré que su número es residual, que el resto se deja llevar entre cantos de sirena de un futuro donde llevar unos pantalones CK te haga más feliz.

Hemos creado un mundo virtual en el que podríamos hacer cosas tan extrañas e increíbles como nos pudiéramos imaginar. Y sin embargo no las hacemos. Los juegos de simulación social funcionan. Juegos en los que podemos huir de las frustraciones del día a día, y convertirnos en otro. Y muchas veces ese “otro” se corresponde con el “yo” que nos gustaría. Es decir que podríamos ser exploradodes en Andrómeda, pero la mayoría se quedaría como está, pero con huevos para decirle a la del cuarto que si se lo montan en el ascensor.

¿Se podrá tocar lo virtual?, ¿Las herramientas de marketing serán siempre tan cutres como en Second Life?, ¿O se refinará la cosa? Suena tan tentador poder generar los anhelos de las personas de manera directa. Y suena tan peligroso, como lo ha sido siempre. Y ahora me voy con el Tamagotchi a por el Paper.li. Buen domingo.

Cosas que envejecen mal

Posted in: General

-Vetusta Morla: la primera escucha mola. En la segunda te haces fan, y en la tercera estás hasta los huevos de gorgoritos y épica. Muse pueden aburrir por su grandilocuencia porque son extranjeros y se lo pueden permitir. Piensas “allí esto será normal”. Vestusta son de Rivas, chico. Metidos con calzador en todos los festivales, hasta en la Feria Agroindustrial de Pepino (Talavera). Son la nueva versión de Mecano, considerados ahora el copón bendito, en década y media nos dará grimilla reconocer que los escuchábamos.

-Sexo en NY. El problema de basar una serie en un montón de tópicos sobre las relaciones entre mujeres y hombres, las últimas tendencias en moda elitista, esnobismos de ricachones, y zapatos Manolos, es que llega un día en que los tópicos sobre las relaciones entre mujeres y hombres no pueden manosearse más, y el resto de cosas pasan de moda a la vez, y de sopetón. Y ese día ha llegado.

-Yahoo! era el recopete, uno de sus creadores, asiático, vino de promo a Lo Más Plus, y vendió color, creatividad, locura. Lo que vende Google ahora, vamos. Antes Internet era meterte a Yahoo! y explorar las carpetas de subcarpetas, que te llevaban a primitivas webs con el objetivo de ver tetas de actrices. Como Google ahora, vamos. No supo renovarse, y ahora se dedica a cosas que el común de los mortales desconoce. Cuando alguien te da su mail @yahoo.es, lo miras con un gesto de fría compasión.

-La estética de Lydia Lozano. No nace como un homenaje a los 80, sino como un desarreglo espacio-tiempo. El ultrabronceado marrón, a lo Zaplana (gran cantera de políticos la de la Comunidad Valenciana), hace que destaquen los colores claros y brillantes, como de videoclip de Tina Turner. El pelazo atufa a laca a través de la pantalla. Ese pelo se puede tocar desde casa. Inventó el 3D. Lápiz de ojos que les den profundidad, cual Fétido de la familia Adams. Curiosa ella.

-El pareo masculino. Cuando era pequeño ya aparecía Miguel Bosé con la cantinela del pareo para los varones, sin perder por ello virilidad. Cada año desfilan sobre las pasarelas, se comentan en reportajes, y vemos sus fotos al final de El País Semanal. Señores de la industria de la moda: el pareo masculino nace viejo, porque nunca jamás, en la puta vida, se va a llevar con normalidad. Nunca.

-Los trending topic en los informativos de la tele. La irrupción de Twitter y las redes sociales como excusa para dar noticias, o incluir opiniones, recuerda abrazos de los bustos parlantes televisivos a fenómenos innovadores como el “teletrébol“, citar teletipos, o hablar de conexiones “vía satélite”. La idea es que el medio legitime el hecho de seguir creando contenidos chapuceros. Cuando palme Twitter, localizaremos temporalmente los vídeos de época del boom social.

El blog que no gusta

Posted in: General

El otro día un tipo me dijo que mi blog nooo… Que nooo… Que no… me pillaba bien. Lo entendí. No es que sea de un nivel intelectual superior, o esté escrito en castellano antiguo, que para eso ya está Juan Manuel de Prada. Lo que me quería decir era que un día hablo de una cosa y otro de otra, y casi siempre con un criterio regulero.

Ya veo a los listos de los huevos: que si la especialización, que si el posicionamiento… Hay quien no se cree que no tenga pretensiones con el blog. Una cosa es que sea un pretencioso de mierda en mi vida, en mi día a día, en mis conversaciones y acciones, y otra es que afile todas y cada una de las cosas que hago, hacia ese objetivo. No me interesa tener muchas visitas.

El blog es personal, en él cuento lo que me viene en gana, más que nada porque soy incapaz de disciplinarlo, y porque me gusta hablar y compartir cosas que pienso sobre temas variopintos. Si me centro en un tema, contacto con gente de ese sector, establezco relaciones, enlaces, mejoro mi posicionamiento, me convierto en una referencia, Tatá, Mimí, Fofó, Tutú.

Ahora mismo tengo a unas 150 personas que me leen cada día. Ni 1, ni 15 millones. 150 seres vivos, 5 clases de un colegio, que se meten a ver en qué cojones ando. La cuestión es que me gusta tanto encontrarme a gente que le gusta el blog, como a gente a la que no le gusta. Me interesa no generar indiferencia. La única idea con la que posteo es la de no defraudar a aquella persona que pone en Googlesu perfecto caballero británico“, y se encuentra con esta colección de cosas inconexas.

Notas de martes loco

Posted in: General

-Inditex lo revienta porque ha hecho las cosas bastante bien durante bastante tiempo pero, al comienzo no muy allá de su tienda online (que ya es la número uno, obviously), sumamos detallitos como choricear fotos de bloggers para ilustrar su nueva colección. Otros que se piensan que Internet es gratis, y que la popularidad en la red es barata. Desde luego si lo que querían era ruido, parece que lo van a tener, pero creo que es jeta más que estrategia, porque no es el primer caso de plagio de la marca de Amancio.

-Celebrity. Pero que muy celebrity. Por cualquier spot pide 2 millones de euros. No hay posibilidad de medir el retorno de la inversión en ese spot. Por hacer una campaña online pide 200.000 euros. Se realiza una medición de impacto y se valora esa presencia, en lo que costaría realizar anuncios por valor de 2 millones de euros. La marca no quiere invertir esos 200.000 euros. Ese es el estado de la publicidad en la red, y no es otro.

-La opacidad en las subvenciones tecnológicas, así como en las empresas concesionarias, es muy de El Padrino y me encanta. De ese modo tenemos, por ejemplo, asociaciones de comerciantes con una gran presencia online, que verán incrementadas sus ventas, como Distrito 12, que es un ejemplo de ecommerce. Otras empresas, como Telefónica, se llevan la mitad del Plan Avanza Uno, además de perlitas como aquella web de la presidencia europea, con un pliego realizado a medida de Telefonica, y que costó 12 millones de euros. Supongo que lo invirtieron todo en seguridad.

-Facebook renueva la imagen de sus fanpages. Esto conlleva algunos cambios más profundos, y es que lo que antes eran intentos vagos por personalizar espacios dentro de la red social, ahora permitirá desarrollar auténticas web dentro de esas fanpages. Lo que pretenden es que las webs se hagan dentro de Facebook. Hace tiempo que las empresas descubrieron que les sale más rentable estar donde está la gente -redes sociales- que resultar atractivos desde fuera. En realidad lo que plantea Facebook es un hábitat paralelo, es decir, acabar plantando cara a google como buscador por la vía de atraer, y no de vincular, el contenido. Peligro en el ambiente. Sin ropa interior.

PD: El título es un sentido homenaje al Bucle Loco.

Bilardo vs Menotti

Posted in: General

Los medios de comunicación siempre han vivido un eterno pulso entre lo artístico y la supervivencia. El poder de la seducción y el del dinero, la calidad o la rentabilidad. La historia se encarga de juzgar si los productos son buenos o no. Por ejemplo Crónicas Marcianas se vio como el adalid del mal gusto y la esencia de la telebasura, pero cada formato que ha perfilado desde entonces su cadena, parece dejarlo en mejor lugar. A algunos, hasta se la cuela Sardá cuando dice que hacía tele de calidad.

CNN+, sin embargo y pese al ruido dospuntocero a su favor, demostró ser una cadena de una calidad periodística enorme, pero sin rentabilidad, en unos tiempos en los que el espectador, educado en los mejores estercoleros, no valora en absoluto la calidad periodística. El espectador quiere que le cuenten cosas, que le distraigan, que le hagan hablar, sin importarle el cómo, ni siquiera la veracidad de las mismas. Por tanto, con el tiempo, CNN+ será un proyecto muerto más.

En Internet esa tensión parecía decrecer, con la dictadura de lo tecnológico, que imponía diseño. Con el paso del tiempo, hemos visto blogs que viven muy bien del tráfico -visitas- y que representan una derrota para la estética, una hostia a los ojos (este post lo es, un poco). Y luego está Google.

Entre una página con un diseño fenomenal, comida por los gusanos, y otra con un éxito brutal, parecida al maillot de un ciclista, aparecen las redes sociales como una vía de escape. Pierde el diseño, y la creatividad sale a presión contra el socialmedia. Facebook, Twitter, Tuenti y compañía reciben ideas que no cuajan -no en el sentido estricto de un departamento de marketing, dispuesto a exigir números de medios tradicionales-, y pasamos a entrar en los espacios privados a spamear.

Bajo la licencia de un discurso hippy de comunicación horizontal, los anunciantes pelean por bases de datos a la velocidad que les exigen informes semestrales con dibujos de líneas que deben tener un trazo ascendente. Sin tiempo para que las redes sociales demuestren un gran resultado, o la creatividad se amolde a las nuevas formas, llega la rentabilidad a corto plazo con todas las de la ley, y de su mano concursos y compras de aficionados, fans, seguidores, o lo que queramos, para nada interesados por algo más allá del cacharrito, viaje, o cuenta premium de turno.

Los puristas andan perdidos, y los creativos un tanto amordazados por la amenaza de las mediciones implacables. La rentabilidad siempre aporta su plan, y parece que es el momento de que la estética y lo artístico hagan lo propio, en lugar de buscar un nuevo lugar de exilio en el que practicarse felaciones gremiales.