5 notas como otras cualesquiera

Posted in: General

-Hay un chiste en Facebook que dice: “Se abre el telón, aparece Esperanza Aguirre. Se privatiza el telón“. Es gracioso, pero me gustaría adaptarlo del siguiente modo: “Se abre el telón, aparece Esperanza Aguirre, nos cuenta que los funcionarios son ineficientes y unos jetas, y que las empresas son eficientes y honradas, más eficientes y honradas cuantos más familiares tiene en ellas, y tú, que te la suda todo, dices que vale, y que quien venga detrás que arree. Pues te va a tocar a tí, así que te jodes, y si quieres ahora bajas el telón”.

-Se me ocurre una encuesta ¿Prefiere que la selección española juegue como el culo, a cambio de que la economía estuviera creciendo? Preguntemos a parados y a empleados. A ver.

-Me imagino a Pedrito Piqueras seleccionando la noticia para abrir el informativo. Con menos de mil muertos ni lo contempla. Ayer sacó imágenes de una erupción volcánica en el Pacífico. Dijo que algo así podría estar pasando en El Hierro. Claro, algo así, o parecido, o algo que no tiene nada que ver, o un señor mirando el Twitter en el water, o un albatros sobrevolando a un viejo dormido. Periodismo de calidad.

-Si tienes un volumen de trabajo gigante, y te proponen refutar las leyes de la termodinámica, deja la filosofía para otro día. Si no lo haces tu cliente se dará cuenta, y te dará un toque de atención.

-Hace años, en un seminario en el Alfil, Leo Bassi nos dijo que en sus espectáculos no incluía marcas. Parece simple, pero pasaba de hacer publicidad, y denunciaba a los monologuistas que, con tal de llegar fácil al lugar común, eran irreflexivos y hacían publi gratis. Hoy leo en Twitter #cineconmarcas: hacer nombres de pelis con marcas. Pues ahí anda la élite intelectual.

¿Son “tós” unos corruptos?

Posted in: massmedia, política

-José María Fraile, alcalde de Parla, estuvo ayer en la SER. Cualquiera que escuchara la entrevista sabrá por qué su Ayuntamiento va a hacer un ERE que afectará a doscientos trabajadores. Olvidando que “afina” el lápiz, que está “incluso” en un proceso complejo, se ve que leyó algo de Paulo Coelho recientemente, ya que habló constantemente de “sus trabajadores inmersos en el mismo viaje“. Ha pedido anticipos de su sueldo por cuestiones “personales”. Dijo que si tiene que explicarlos se abre un blog y lo escribe. Encomiable la transparencia, lamentable la imagen. Nos queda por ver la decrepitud de un sistema por delante de nuestra ventana.

-El propio alcalde de Parla, localidad de 120.000 habitantes, gana 2.500 euros al mes. El director del Atlético de Madrid, Gil Marín, cobra 900.000 brutos al año, más primas por clasificaciones (más los otros negociados). Estaría bien darle una vueltecita al tema, recordar los años de recalificaciones de terrenos, las posiciones en las negociaciones, y si el problema está en lo corrupto o en el grado de necesidad a dejarse corromper.

-Esperanza Aguirre saca la nómina a paseo. Que levante la mano quien se crea una nómina. Curiosamente la defensora del abaratamiento del despido, y de la flexibilidad laboral, suma un buen puñado de trienios de “servicio” a los ciudadanos.

-La corrupción, como la verdad, están ahí fuera. Siempre fuera, siempre lo hacen ellos. ¿Es que no sabemos que nuestra sociedad vive en la bonanza porque la mayoría el planeta lo hace en la miseria? ¿No leemos en el reverso de la lengüeta de nuestra zapatilla el “made in Vietnam“?, ¿No vemos nuestra doble moral?, ¿No entendemos que somos corruptos sin darnos cuenta, sobre todo si no queremos darnos cuenta?, ¿No vemos que ELLOS, en realidad son NOSOTROS, y que si NOSOTROS accediéramos a ciertas cotas de poder, actuaríamos como ELLOS?

Notas a la deriva

Posted in: General, política

-Gabilondo lleva un par de décadas dando en el clavo. Hoy, en su videoblog habla de la velocidad del dinero y de la del resto de cosas. Veinte años dando en el clavo cada día son muchos clavos. Los de su ataúd. De presentador estrella a marginación online. La historia de Lenny Bruce una y otra vez.

-Los islandeses, que se negaron a pagar con dinero público el rescate de los bancos, procesan ahora a su ex-primer ministro, ya que su justicia considera que tiene parte de responsabilidad en la crisis financiera. Allí los errores tienen consecuencias. Aquí los ministros salen colocados en grandes empresas de sectores relacionados con sus carteras, con ingentes sueldos y nulos deberes. Hay que bucear en la prensa para encontrar la noticia escandinava. Si hubiera violado a una camarera, todo sería más fácil.

-Los profesores están encabronados. Total porque les culpan del fracaso escolar, les señalan como vagos redomados, indican que trabajan menos que nadie y que tienen curro de por vida, y que le mundo sería fenomenal si las escuelas fueran privadas. Desde luego hay gente que se cabrea por nada. ¿La educación?, ¿Para qué ha servido? Pues para crear una generación de chicos sobretitulados en paro. Bastante pazienzia hesta demostrando Hesperanza Hagirre, ke nos se los ha cargao a tos de un plumazo.

-Cada peli de Almedábar -el megazord resultante de la fusión de los dos colosos del celuloide patrio- genera el mismo juego que me produce idéntica gracia. Al cuarto de hora del estreno todo dios está encantado con la obra, porque creen que seguimos en los 80 y cool decirlo, o absolutamente indignados con el nuevo bodrio de su cineasta más odiado, que ha vuelto a presentar un pestiño que falla en la fotografía, y al que le sobra metraje, porque creen que seguimos en los 90 y es cool decirlo. Ninguno la ha visto.

-Pues acabo derivando -y delirando- en el cine. Señores y señoras, estimadísimos lectores del blog, y dignísimos visitantes que han caído en él buscando la palabra “tetas” en google: antes ir al cine era más barato. Antes con cinco pavos veías una peli, y te comías un buen cubo de palomitas, y ahora te sale por una pasta. Como quieras invitar a alguien, es que son 25 euros. ¿El argumento les suena? A mí también. Y a todos, así que ¡¡Ahórrenselo, cojones!!, Y si cae una nave de Orión, y sale un habitante de un lejano planeta, se lo cuentan.

Más de lo que parece

Posted in: General

Comunidad de Madrid: dícese del lugar en el que se raja durante cuatro años contra Esperanza Aguirre, y luego sale elegida por mayoría absoluta.

-El gobierno de Esperanza Aguirre tiene avanzado el proceso de privatización de la Sanidad Pública, y el trabajo de convicción sociológica muy maduro. Los vecinos de Lavapiés, por ejemplo, contamos con nuestros especialistas en Pontones, un centro que era público, y que ya gestiona la Fundación Jimenez Díaz. Donde había un lugar cutre para lisiados locales, nos encontramos ahora con un centro con las paredes forradas de corcho, pantallas de plasma con publicidad, y máquinas de vending. Las Asociaciones de Vecinos no están demasiado contentos, mirad.

-Algunos de los servicios externalizados ya emiten una factura para el cliente/paciente, que no tiene que pagar, pero que tiene que ver, para que sepa lo que le cuesta al Estado, esto es, a él como contribuyente. Además parece un paso intermedio que nos puede familiarizar con el concepto, y servir como tránsito para, efectivamente, acabar pagando. Por cierto, que el listado de medicamentos de financiación pública es cada vez menor (mirad aquí como la gente empieza a moverse).

-Durante años se han repetido machaconamente algunos argumentos para que consideremos que la Sanidad Pública es pésima, y que los funcionarios son unos vagos multiplicadores de listas de espera. En los medios aparecen casos extremos y puntuales de negligencias médicas. Nos dicen que la gestión pública desaprovecha recursos y no es rentable. Obviamente no aparece el 99% de casos de éxito (lo de que la noticia es que el niño que muerde al perro), y se pasan por alto operaciones de cirujía estética en sótanos, y otras lindezas, ya que el espectador lo percibe como una intervención frívola. Lo importante no es que la operación sea para ponerse tetas, oiga, lo importante es que se hace en un sótano para que sea más rentable.

-De unos años a esta parte, se confunden términos a conciencia. Entre otros la rentabilidad que, en un servicio público, no deber ser la máxima. Los servicios públicos tienen la función constitucional de garantizar un mínimo de igualdad, no de ser rentables. Esto no significa que no se pueda optimizar este servicio. Esta frase, tan lógica y simple, es la que ha ignorado el Gobierno de Esperanza Aguirre, que considera que sólo la iniciativa privada es capaz de rentabilizar el servicio, ya que ha de buscar el beneficio económico. Tema delicado mezclar medicina con beneficio económico.

-Otro término confuso es el del copago del que tanto se habla, es decir que cuando utilicemos algunos servicios públicos básicos (Sanidad, Educación) paguemos parte de ese servicio, que financiaría el Estado de otra parte. El término es tramposo, en tanto que ahora mismo esos servicios se pagan con el dinero público, es decir, que ya lo pagamos. La diferencia es que si tengo que pagar 15 por un servicio, y el Director General de una gran empresa tiene que pagar 15, sus 15 no son mis 15.

-Conozco a varios profesionales dedicados al mundo de la salud. Muchos de ellos compaginan su trabajo en el sector público, con el sector privado. Todos, todos, repito, todos, me indican que en cuanto a medios, y en cuanto a profesionales, los mejores con una diferencia brutal, están en el sector público. Consideran que en el privado han de ser 70% profesionales de la medicina, 30% comerciales. Es decir que si el niño de Fulanito de Ayuso-Márquez y Márquez aparece con un corte en una mano, se le prestan exageradas atenciones y se es lisonjero con el cliente/paciente, para que Fulanito de Ayuso-Máquez y Marquez, se vaya contento a pagar la factura. Obviamente, el público general no suele valorar lo que es gratis.

-Son innumerables los casos, por supuesto, en los que las empresas concesionarias de los servicios dejan enormes pufos, que la Administración tiene que acabar pagando (mirad aquí el caso de Alzira). Tampoco es complicado pensar en ese compañero, o jefe incompetente con el que hemos trabajado todos en empresas privadas. Con esos vagos que no son exclusividad de la clase funcionaria, o con el dato de que la vida media de una empresa en España es de dos años, así que la iniciativa privada no parece una alternativa tan optimizadora, si se analiza bien. Para analizar bien hay que pararse a leer, escuchar y pensar, algo a lo que muchos votantes no están dispuestos.

Puro teatro

Posted in: política

Le robo a Jesús Blanco, que fuera compañero en la radio, la fotografía del cartel que ilustra el post. Se trata de una representación teatral en Guadalajara, y en él se aprecia cómo el ayuntamiento (PP) se dedica a poner pegatinas encima de los carteles del Teatro, y con ellas tapa donde dice “Patrocinado por la Junta de Comunidades (PSOE) y por Cadena SER Castilla la Mancha“.

Se trata de una muestra más de lo que yo llamo el “politiqueo“. El politiqueo es el día a día de nuestros representantes públicos y su relación con los medios, los mensajes, y los que optan a relevarles en sus cargos. En el politiqueo se sobreentienden toda una serie de bajezas indignas, que jalean a sus consumidores/votantes, y les hace perder prestigio y credibilidad ante el sentido común, y frente a una masa cada vez menos implicada, esto es, menos peligrosa.

Se trata de bravuconadas, deslices y codazos, de fallos en la memoria y frases publicitarias vacías, repetidas una y otra vez. El politiqueo es para la política una rémora rentable, que ocupa a la gran mayoría de concejales, diputados y senadores, y que rellena la programación de los mass media. Por ejemplo: el PP pide una serie de recortes sociales, porque según ellos, es la fuente de todo mal. Cuando el PSOE las adopta, desdiciéndose, al PP le parecen medidas criticables, y se intercambian los argumentos con toda naturalidad. En provincias se pueden apreciar detalles como el caso del famoso cartel teatral.

Esa bajeza militante, que merienda cerebros y prima el barbecho intelectual, acaba siendo asumido como si se tratara del forofismo hacia un equipo deportivo, alimentado por las tribunas que políticos y tertulianos afines a partidos, tienen en los medios. Y aterrizo en Esperanza Aguirre.

Tras la declaración en la que revelaba que debía ser tratada de un cáncer, los forofos pusieron las máquinas a funcionar a toda velocidad. En un lado del ring un autético crack de la estupidez demostrada,el pseudoescritor Salvador Sostres, dedica unas palabras en su columna de El Mundo a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, dignas de una mezcla entre Santa Teresa de Jesús, Marie Curie, y la Afrodita de Mazinger Z:

“Conocí a Esperanza Aguirre y su ímpetu magnífico, su manera impúdica de dar la cara -y lo que sea- por las cosas en las que cree. Desde Margaret Thatcher -que, por desgracia, me pilló demasiado joven y no pude vivir como adulto sus años más maravillosos, su lucha feroz contra el comunismo atroz y contra el chantaje sindical-, desde aquellos años esplendorosos no había conocido a ningún político con las ganas que ha tenido Esperanza Aguirre de llevar un poco más allá los límites de la libertad (…) Para una causa o para la contraria, pero siempre con honor y cumpliendo cada cual su misión, nos quedan pocos héroes, pocos corazones valerosos que obren recta y dignamente y que honoren con su vivir insistente la memoria de sus muertos. Pocos que vivan de pie y que sean ejemplo del gran mandato de caminar erguidos. Esperanza Aguirre es uno de ellos”.

En la otra esquina del cuadrilátero, la tarde de la noticia, pudimos leer en Twitter al community manager de la Diputación de Guadalajara, luciéndose por no variar. Empezó suave: “Aguirre, te deseo una muy pronta recuperacion en un HOSPITAL PÚBLICO y tras aguantar las listas de espera como el resto de madrileños”, para avanzar con otro tweet: “Y a cuantas mujeres va a adelantar en la lista de espera?“. Muy bien chaval, muy elegante.

El citado community manager, un veinteañero, que escribe el blog de aquí, hace méritos en cada post para ascender pronto en el partido, aplicando el leirepajinismo de primera fila y aplauso al líder. ¿Hijo mío, crees que el Presidente Barreda no tendría ese trato preferente?, ¿Crees que no es algo natural? En esa guerra por los bajos fondos, hay cosas con las que no se puede disparar, si es que creemos en un mundo con la más mínima ética. Más que nada porque solo quien ha estado próximo al poder, puede conocer ciertas claves, y lo que el chico en cuestión hace, es algo menos novedoso que el Twitter, que se llama demagogia.